Mi primera vez volando un drone

Mi primera vez volando un drone

Echando la vista atrás, en RCTecnic todos nos acordamos de “la primera vez”; aquel día en el que agarramos el control remoto y… ¡estrellamos nuestro primer drone sin piedad!

Volar algunos cuadricópteros o hexacópteros no es tarea fácil, sobretodo algunos mini drone así que nos hemos propuesto daros algunas pinceladas básicas para que la ilusión del momento no se convierta en desgracia y el primer viaje serio de tu aparato no sea una visita directa a nuestro servicio técnico.

Es sabido que la parte del cómo, dónde, cuándo y quién puede volar un drone está claramente regulada, sobretodo en el caso de los drones más profesionales, en cuanto a los drones de iniciación no conocemos ningún caso de multa o sanción, no obstante debemos conocerla. Si aún tienes lagunas al respecto, puedes consultar la legislación y recomendaciones vigentes de la Agencia Estatal de Seguridad Aérea.

Superada la primera fase de la teoría, hay un segundo consejo que a menudo ignoramos: ¡NUNCA está de más mirar algunos tutoriales! Nuestra impaciencia siempre hace que le demos al “ON” antes de tiempo y cabe recordar que hay muchos videos y material en Internet.

No podemos exigirte (aunque sí recomendarte) que te mires videos de youtube sobre tu drone, pero sí que tienes que tener claras todas las posibilidades que te ofrece el aparato: cuántos botones tienes y qué puedes hacer con cada uno de ellos. Si conocemos al dedillo todas sus prestaciones, tendremos una idea más clara a lo que nos enfrentamos.

¡Arrancamos el vuelo! Lo primero es hacerte con los mandos y trabajar las maniobras más sencillas. Evidentemente hazlo con total seguridad, sin obstáculos alrededor ni tampoco gente a quien puedas involucrar en un posible accidente. Una vez tengas pista libre, ¡empieza!

Debes hacerte con la sensibilidad de los mandos y medir cuán suaves son a tus instrucciones. Empieza por hacer despegar el drone del suelo y mantenlo a una distancia prudencial. Una vez tengas controlado el despegue y puedas mantener el vuelo, podrás ir un poco más allá.

Poco a poco ves testeando todos los movimientos; subir, bajar, deslizar, avanzar y retroceder (en argot drone, a este movimiento lo llamamos cabecear). Y todo con mucha calma y mucho tacto, sin prisas.

Para algunos drones habrá que calibrar los controles a través de nuestro mando. Es momento de averiguar qué necesita nuestro aparato y hacer los ajustes imprescindibles. Nuestro objetivo es adecuar los movimientos que hace nuestro drone a nuestro juego de pulgares.

No dejes de practicar estos movimientos hasta que formen parte de tu ADN. Es decir, tus dedos han de ir solos, sin necesidad de pensar hacia dónde moverlos para dirigir el drone a izquierda o derecha.  

Superada esta fase, es momento de practicar con el aterrizaje. Hay que hacerlo con suavidad y mucho tacto, así que practicarlo repetidas veces es crucial.

Dependerá de la habilidad de cada uno y de tu perseverancia para hacerte con estos movimientos básicos. Cuando los tengas por la mano es el momento de ¡dar el salto! Atrévete con alguna que otra acrobacia, giros o vuelos circulares. Y recuerda, el aterrizaje debe ser suave, nunca a la misma velocidad que el despegue.

Por último, aunque no menos importante, no te olvides del tiempo máximo de vuelo que nos permite el aparato. Te recomendamos que aterrices tu drone sin fulminar la batería. Por experiencia, evita los aterrizajes de “emergencia”, las consecuencias pueden ser imprevisibles.

El mantenimiento de estos aparatos es siempre sencillo, aunque requiere de unos mínimos. De hecho, cuando uno empieza es (casi) seguro que de vez en cuando deberá reemplazar alguna que otra pieza: una hélice rota, algún protector que desaparece e incluso algún motor que se nos ha estropeado.

¡Y aquí es cuando el equipo de RCTecnic entra en acción! Sin duda alguna, te daremos todas las facilidades para que en pocos días puedas levantar el vuelo de nuevo: piezas de recambio, algún que otro truco para perfeccionar tus dotes de piloto y hasta te enseñaremos cómo reparar algunas de las incidencias más básicas.

Y a partir de aquí, ¡disfruta del vuelo!

Deja una respuesta

Mediante el envío de mis datos personales confirmo que he leído y acepto la política de privacidad